¡ Salvemos las Locomotoras y Estación de Puerto Eten !

En el área que ocupa la antigua estación de Puerto Eten del cerrado ferrocarril que además conectaba a Monsefú-Chiclayo – Lambayeque – Ferreñafe – Pátapo y otras haciendas, se encuentran en condiciones bastante precarias un conjunto de edificios que constituían la estación propiamente dicha, con las oficinas administrativas donde funciona actualmente la municipalidad de Puerto Eten. Hay además otro grupo de edificios para los depósitos de las locomotoras y material rodante, la maestranza aún con parte de su maquinaria, almacenes para mercadería y carga, tornamesa, etc. Existen asimismo 3 coches de pasajeros y un cuarto muy destruido, un autovagón Man y restos de otro, así como algunos coches de plataforma. El conjunto de la estación tiene 182 mts. de ancho por 365 mts. de largo con un total de 66 mil metros cuadrados.

DPP_0807

La número dos es la locomotora más antigua del Perú aún en pie y no se merece estar en la condición en que está ( Imagen al centro ). Peruanos y sobre todo chiclayanos ayudemos a salvar estas nobles, antiguas y respetables máquinas que transportaron por casi un siglo mucho de la historia de Lambayeque y que ahora destartaladas y llenas de desperdicios, sólo muestran olvido, desdén e indiferencia. En una falta absoluta de respeto a lo que significan, han sido convertidas en una letrina. Nadie se encarga de siquiera mantener limpia la zona.

No podemos permitir que se destruyan, son un acervo cultural del Perú así como lo es Machu Picchu; cada uno dentro de su aspecto de nuestra historia.

Lo más impresionante son las siguientes locomotoras que en muy malas condiciones se hallan abandonadas y corroyéndose en la vetusta casa de máquinas. Aquí una relación de las mismas que incluye el número de línea, la marca, el año de fabricación y el tipo:

2   Rogers    1870      4-4-0
4   Rogers    1890      0-4-2
5   Rogers    1891      0-4-2ST
7   Baldwin   1903     0-4-2ST
8   Baldwin   1910     4-4-0
9   Baldwin   1913    0-4-2ST

Para más información por favor comunicarse con

Elio Galessio

egalessio@gmail.com

Fotografías:
Roberto Bolivar Plenge (2 de octubre de 2015)

 

Material Rodante Abandonado 

DPP_0680 DPP_0681 DPP_0682 DPP_0683 DPP_0685 DPP_0686 DPP_0687 DPP_0708 DPP_0709 DPP_0711 DPP_0714 DPP_0795 DPP_0796 DPP_0797 DPP_0798 DPP_0800 DPP_0801 DPP_0802 DPP_0803 DPP_0804 DPP_0806 DPP_0807 DPP_0818 DPP_0817

DPP_0678

 

La  Vieja Maestranza

DPP_0706 DPP_0707 DPP_0704 DPP_0703 DPP_0702 DPP_0700 DPP_0695 DPP_0696 DPP_0697 DPP_0698 DPP_0699 DPP_0694 DPP_0693 DPP_0692 DPP_0691 DPP_0690 DPP_0689

La Estación

DPP_0679 DPP_0688 DPP_0710 DPP_0794 DPP_0813 DPP_0815 DPP_0816 DPP_0814

Plano del Ferrocarril de Eten

Adjuntamos Plano del Ferrocarril de Eten.   El dato curioso es que incluye la linea de este Ferrocarril de Chiclayo a Pimentel, que duró poco y pocos recuerdan que existió.  El algún momento Chiclayo tuvo dos ferrocarriles con ruta Chiclayo – Pimentel.

Plano del Ferrocarril de Eten

De Perutren:

Ferrocarril Eten-Chiclayo (desaparecido)
Una línea de trocha ancha 1.435 m que iba desde puerto Eten hasta Chiclayo con un ramal a Ferreñafe y otro de Chiclayo a Pátapo que pasaba por las haciendas Pomalca y Tumán con un recorrido total de 67 km. Comenzó a operar en 1871, siendo el más antiguo del norte. Funcionó hasta 1965.

Puerto de Pimentel.

Asi se publicaba acerca del Puerto de Pimentel en 1928:

Está situado este Puerto a los 6o 50? 25? de Latitud SUr Y 82 14? 44? Langitud Oeste del Meridiano de paris. Se halla a 3 metros de altura sobre el nivel del mar. Su actual población se eleva a más de l000 almas, duplicándose en el verano todos los años. Se han construído hermosos edificios estilo moderno, entre los que se cuentan las residencias de los señores Víctor Aspíllaga, Germán Gorbitz, Ricardo Checa, Manuel del Castillo;y entre los edificios principales, la Estación y la casa del Gerente del Ferrocarril, las oficinas, bodegas, casa de máquinas etc. y la Iglesia. Recientemente Se le ha dotado a este Puerto, del servicio de agua potable. Es el balneario prefárido por casi todas las familias de Chiclayo, Ferreñafe y Lambayeque, por la bondad de su clima y lo pintoresco de su playa.

Pimentel ha tomado gran impulso desde su elevación a Puerto Mayor y como resultado de la formación de la Compañía del Ferrocarril y Muelle, empresa poderosa que comenzó a darle vida con la construcción del muelle y del ferrocarril a Chiclayo. Esta compañía, con su actividad e inteligencia, su honradez y constancia; ha hecho de Pimentel un puerto bien servido, y qque una vez que el Departamento alcance el enortne desarrollo a que le destina el porvenir con las gigantescas obras de irrigación que se ha propuesto realizar el supremo Gobierno en olmos, ocupará el tercer lugar en la zona marítima de la rePública.

Actualmente, la Comisión de Irrigación, cuenta en este Puerto, con amplios y SOlidos depésitos, oficinas, etc. Hay en Pimentel, con este motivo, notable aumento de población, inusitado movimiento de pasajeros y carga; y todo augura que cuando se emprendan por esa Comisión los trabajos en vasta escala, el Puerto alcanzará sorprendente

desarrollo en todo sentido. Las construcciones aumentan diariamente, ya de particula, ya de la Comisión de Irrigación, ya de la compañía del Ferrocarril v Muelle, esta última con la misma áctividad y desvelo que desplegara desde su instalación en el lugar.

El puerto ofrece buenas condiciones de embarque, su tasca por lo manejable, preSenta seguridad, pues, las olas aún en tiempo de la braveza de mar son menos elevadas y de menor empuje y violencia que las de Eten.

Piméntel cuenta con un sólido muelle de acero de 602 metros de longitud, dotado de una grúa “Demac”, de 40 toneladas de peso, que puede levantár 15, y que es alavez martinete. Hay otra grúa de 25 toneladas puede levantar ocho y una tercera de 15 que leVanta cinco.

Posteriormente, la Compañía, ha adquirido para el muelle, otra grúa. Además, para Su ferrccarril, 30 carros de plataforma y una nueva locomotora. Construye actualmente, estación y bodegas en la hacienda Pucalá; y piensa construír estación y depósitos en Chiclayo e instalar al pie una tornamesa, aumentando lós desvíos. El ferrocarril de Pimentel atraviesa la hacienda Pucala, de donde se proyecta llevarlo a la hacienda “Udima”, en el Departamento de cajamarca, que pertenece a la firma Vda, de Piedra e Hijos.

El Puerto tiene ya aseguradas todas las facilidades para el rápido embarque y desembarque de pasajeros y carga. El servicio de lanchas y lanchones no deja nada que desear, pues cuenta con una, que puede conducir hasta 70 toneladas de carga, siendo las otras de menor tonelaje. Hay adámás tres remolcadores y un astillero para construír lanchones y embarcaciones pequeñas.

Descarga de bienes en Pimentel antes del muelle (1905)

Como era Chiclayo a finales de la década de 1920-1929

Vista del Palacio Municipal

Extraído de Monografía Histórica del Departamento de Lambayeque de Ricardo A. Miranda (1927)

La ciudad de Chiclayo está situada a los 6″48′ 0″ longitud Sur., y a 82″ 10′ 0″ longitud Oeste del meridiano de paris y su altura sobre el nivel del mar  es de 25 metros.  La ciudad es casi plana  y no tiene pendientes  en ningún sentido.  El área total,  según la apreciación hecha por el ingeniero inglés H. J. Bingham Powel, en unos estudios que hizo sobre agua potable y canalización de la ciudad, es de 76.57 héctareas.  La forma es aproximadamente rectangular; su anchura media (Norte  a Sur),  es de 800 metros y su longitud media ( Este  a Oeste), de 1000 metros.

Las calles son estrechas y mal delineadas. Las centrales se hallan pavimentadas con adoquines de piedra azul y veredas de mosaicos.  Las construcciones antiguas son generalmente de adobe y quincha, de un sólo piso, pero las últimas construídas están hechas de buen material, y son las que dan a la ciudad buen aspecto.  Las mejores casas por la solidez de su construcción y lo espaciosas, estan ubicadas en las calles Real, Balta, San José,  7 de Enero, San Pedro, Santo Domingo, Teatro,  San Isidro, y Verónica.

Parque Principal

En la de Balta son varias las construcciones modernas que han sido levantadas de pocos años a esta parte; mereciendo  especial mención la línea de la señora Concepción Vda. de Baca, madre de los señores Baca, residentes en Chongoyape, y la del señor Belisario Cabrejos Larreta.  En  la calle de San José, hay tres buenas casas, de propiedad del estado y son; la de la Prefectura, la de la Tesorería Fiscal del Departamento, reparada después de los torrentes aguaceros de Marzo de 1925, y la que es Colegio de Niñas de Nuestra Señora de la Concepción.  Contigua al local de la prefectura, existe el Cuartel  de la Gendarmería, propiedad también del estado.

En la calle Real, formando esquina en la Plaza Aguirre, existe una elegante casa de propiedad del

Casa del Sr. Augusto C. Towsend

señor Augusto Towsend, que dá una excelente impresión al viajero que por primera vez llega a Chiclayo.

En la calle de la Union y en la de Colón existen dos buenas construcciones modernas, de propiedad del  señor Ramón Vélez.  La ciudad está dividida en cuatros distrito urbanos por dos líneas que perpendicularmente se cortan en la plaza de armas.  La horizontal de O a E, constituída por el jirón llamado calle Real; y la vertical, de Sur a Norte por el jirón llamado Balta.  En el primer distrito se encuentran la Iglesia Matríz, el Colegio Nacional de San José, la Plaza de Abastos, el Teatro Dos de Mayo, y la plaza Aguirre.

Vista del Parque Bolognesi

En el segundo distrito, están ubicados el Hospital de las Mercedes, la Estación del Ferrocarril de Eten  y la capilla de la Verónica.  En el tercer distrito, la estación del Ferrocarril de Pimentel.  En el cuarto distrito, la Prefectura, la Cárcel Pública y la municipalidad.

Es algo difícil precisar con exactitud, el número de calles, no por que sean muchas, si no por el trazado irregular de algunos o los nombres caprichosos que suelen darles.

Varias de esas calles recibieron el nombre que llevan, dado por los chilenos cuando la ocupación en 1882 y 1883.  De Sur  a Norte, contamos 14, y son Patazca, espalda del Hospital San Sebastían, Verónica, Jordán, Santo Domingo, Teatro, Colón, Balta, Siete de Enero, Santa Inés, Santa Rosa, San Lino y Palacio Cristal.

De Oeste a Este 13, a saber; Prado (Chivato), Higuerón, Santa Catalina, San Pedro, Aguirre, San José, Calle Real, Progreso, San Isidro, Atahualpa,(San Marcos), Maravillas,(comprendida la calle llamada El Higo); Ganaderos y Lurín.

Las de situación irregular, son varias entre las que ya mencionamos; Huaca de la Cruz, Parlamento, Suspiro, Ventanas, Mira lo Verde, Todos los Santos, Estación de Pimentel, Huaca de los Peredos y Esperanza.

Corrientemente, son denominadas dentro de la ciudad, con los nombres de Pampas de Chirinos, Ficus, Piccini, Cinco Esquinas, etc., espacios regulares o considerables de tierras, sin edificar y que podrían transformarse en bonitas plazas y plazuelas, muy a propósito, para bautizarlas con los nombres de los benefactores que tuvo Chiclayo  en diferentes épocas de su desenvolvimiento político y social. Y así tendrá que ser pues, a medida que la ciudad aumenta en población y recursos materiales, la cultura avanza y transforma  en nuevo y cómodo, lo que antes era viejo y vetusto, además de antiestético y hasta peligroso.

La Plaza Aguirre

La calle Real es el centro de mayor comercio.  En ella existen las más fuertes casas comerciales del Departamento, de respetables firmas, y cuyos grandes y bien surtidos almacenes se ven concurridos durante las horas del día.

La afluencia de gente dá cierta animación a aquella parte de la ciudad. En dicha calle Real, están ubicadas las casas comerciales siguientes:  Chiclayo Agencies Co., Viuda de Piedra e Hijos, Cuglievan, Scaperlenda, Montenegro, Becerra, Viuda de Russo e Hijos, Sociedad Mercantil J., Canal Limitada, Gorbitz y Co., y los Bancos del Perú y Londres, The Royal Bank of Canadá y Departamental de Lambayeque.

Iglesia Matríz

La población de la ciudad está generalmente calculada en 18.000 habitantes.  El último censo levantado en 1923, arrojó el total de 16.059; pero se cree que, a pesar del cuidado que se tuvo en levantarlo, contándose para ello con personal idóneo y numeroso, sus resultados no fueron del todo exactos.  Sin embargo,  se hizo bajo un método acorde con los principios observados por la experiencia y no creemos que fuera del todo erróneo.  De 1923 a la fecha, la población ha aumentado considerablemente por causas diversas y no sería aceptable aceptar que ya en 1923, el número de habitantes sobrepasaba al que arrojó dicho censo, cuyo detalle fué el siguiente, según datos dados a conocer oportunamente al público por los diarios locales.

Hombres 7,479. Mujeres 8,580.  Total 16,059.   Las clasificaciones que se hicieron  de este total, en razas, edades, estado civil e instrucción, fueron como sigue:

Razas – Hombres:

  • Blancos 1,812
  • Negros 68
  • Mestizos  5,369
  • Asiáticos  203

Razas – Mujeres:

  • Blancas 2,402
  • Negras 126
  • Mestizas  6,032
  • Asiáticas  20
  • Total   16,059

Edades:

  • De un día a un año 331 hombres y 316 mujeres.
  • De un 1 año a 3 años: 479 hombres y 523 mujeres.
  • De 4 a 10 años 1,637 hombres y 1,691 mujeres.
  • De 11 a 18 años 1,496 hombres y 1,710 mujeres.
  • De 19 a 30 años 1,544 hombres y 2,059 mujeres.
  • De 31 a 45 años 1,168 hombres y 1,246 mujeres.
  • De 46 a 60 años 536 hombres y 713 mujeres.
  • De 51 a 90 años 288 hombres y 322 mujeres. Total 16,059.

Instrucción: Saben leer y escribir 5,325 hombres y 5,742 mujeres.  Total  11,067

Estado Civil: Casados,  779   hombres y 777 Mujeres,  solteros 6,549 hombres y 7,294 mujeres.  Viudos 151 hombres y 509 mujeres.  Total   16,059

Señor de Sipan

El Señor de Sipán fue un antiguo gobernante del siglo III, cuyo dominio abarco una zona del actual Perú. El arqueólogo peruano Walter Alva, junto a su equipo, descubrió la tumba del Señor de Sipán en 1987. El hallazgo de las tumbas reales del Señor de Sipán marcó un importante hito en la arqueología del continente americano porque, por primera vez, se halló intacto y sin huellas de saqueos, un entierro real de una civilización peruana anterior a los Incas. El ataúd de cañas en que se halló, fue el primero en su tipo que se encontró en América y reveló la magnificencia y majestuosidad del único gobernante y guerrero del antiguo Perú encontrado hasta la fecha de su descubrimiento, cuya vida transcurrió alrededor del año 250 de la era actual.

Su descubrimiento se realizó en el centro poblado de Sipán, anexo de Saltur y perteneciente al distrito de Zaña; perteneció a la cultura Mochica que rendía culto al dios Ai Apaec como divinidad principal, aunque también adoraron al mar y la Luna. Sin embargo su origen está aún en discusión debido a que el historiador japonés Izumi Shimada le atribuye un nuevo origen, a otra cultura distinta a la mochica; Normalmente se le atribuye de la cultura Lambayeque, aunque muchas personas confunden este origen, al estar situados prácticamente en la misma zona ( valle de moche ). Se diferencian estas culturas por la orfebrería y la clase y refinado del trabajo que realizaron, además se trataría del dios Naylamp y no de Ai apaec.

Su vestimenta

Tumba del Señor de Sipán junto a sus guardianes (cuyos pies fueron cortados). En la vestimenta de este guerrero y gobernante que medía aproximadamente 1.67 m y que falleció a los tres meses de gobernar; destacan las joyas y ornamentos de la más alta jerarquía como pectorales, collares, narigueras, orejeras, cascos, cetros y brazaletes. Predominan en estas piezas el uso del oro, de la plata, del cobre dorado y de las piedras semi-preciosas. En su sepulcro, se hallaron más de 400 joyas.

El collar de oro y plata es un símbolo religioso de los dioses principales, el Sol y la Luna. Al lado derecho del pecho, el collar era de oro y al lado izquierdo de plata. Simbolizaba la visualización de ambos dioses en el firmamento en un momento del día. Es decir, el perfecto equilibrio deseado, según la mitología mochica.

Sepultura

Debido a su alta jerarquía y a su poder semidivino, este gobernante fue sepultado junto con siete personas sacrificadas. Al parecer, por las vestimentas y osamentas encontradas, se trataba de su esposa y de dos mujeres posiblemente concubinas, un jefe militar, un vigilante, un porta-estandarte y un niño. Entre los animales encontrados había un perro y dos llamas blancas.

El sacerdote

Debajo de la tumba del Señor de Sipán, se encontraron dos tumbas, la del sacerdote y, más abajo, la del Viejo Señor de Sipán.

En la del sacerdote, se hallaron piezas que indicaban que sería uno de los principales personajes en la jerarquía religiosa de la Civilización Mochica. Este sacerdote, por los análisis de ADN efectuados, fue contemporáneo al Señor de Sipán. En las piezas que le acompañaban destacan, como símbolos religiosos como el sol y la luna, la copa o el cuenco destinados a los sacrificios, una corona de cobre bañado en oro adornada con un búho con sus alas extendidas y otros elementos para el culto a la Luna y el Sol.

El Viejo Señor de Sipán

Sin embargo, por los mismos análisis de ADN, se ha probado que con diferencia de cuatro generaciones, el Viejo Señor de Sipán era un antepasado directo del mismo Señor de Sipán, por lo que se podría pensar en una alta jerarquía hereditaria.

En su tumba se hallaron los restos de una mujer joven y una llama.

ADN

Apoyándose en los exámenes de ADN y arqueológicos realizados, se ha podido establecer las características del Señor de Sipán como el color de su piel, su tipo de labios, cabello, ojos y otros rasgos de su fisonomía. Igualmente, se pudo establecer su edad, por lo que la reconstrucción realizada corresponde a la de este gobernante tal cual fue. Era Rh negativo, lo cual indica que tenía un tipo de sangre poco común.

Museo

Museo Tumbas Reales de Sipán.

Vista la importancia del hallazgo, Walter Alva impulsó la construcción de un museo llamado Tumbas Reales de Sipán, que fue inaugurado en el año 2002. Está ubicado en Lambayeque, y se ha inspirado en las antiguas pirámides truncadas de la prehispánica Civilización Moche, (siglo I a VII d. C.). El museo custodia más de dos mil piezas de oro.

Obviamente, el principal atractivo es la tumba del Señor del Sipán, con sus acompañantes y sus respectivos ajuares funerarios.

El Señor de Sipán fue un antiguo gobernante del siglo III, cuyo dominio abarco una zona del actual Perú. El arqueólogo peruano Walter Alva, junto a su equipo, descubrió la tumba del Señor de Sipán en 1987. El hallazgo de las tumbas reales del Señor de Sipán marcó un importante hito en la arqueología del continente americano porque, por primera vez, se halló intacto y sin huellas de saqueos, un entierro real de una civilización peruana anterior a los Incas. El ataúd de cañas en que se halló, fue el primero en su tipo que se encontró en América y reveló la magnificencia y majestuosidad del único gobernante y guerrero del antiguo Perú encontrado hasta la fecha de su descubrimiento, cuya vida transcurrió alrededor del año 250 de la era actual.